Del Colectivo Nuevo Comunismo (Yeni Komünizm) – Turquía:

1º de Mayo Internacionalista Revolucionario

Vayamos a lo básico: ¡Necesitamos una revolución, nada menos!

Colectivo Nuevo Comunismo | Convocatoria – 1º de mayo de 2022

Nota Editorial: El siguiente artículo es una traducción no oficial de comrev.co de la declaración del Colectivo Yeni Komünizm de Turquía. Aunque hemos tratado de ser rigurosos en la traducción, cualquier error es únicamente responsabilidad de comrev.co. El artículo original en turco está disponible en: https://yenikomunizm.com/yeni-komunizm-kolektifi-devrimci-enternasyonalist-1-mayis-cagri-metni/

¿En qué clase de mundo vivimos?

• ¡Nuestro mundo enfrenta el peligro de una guerra mundial, incluida la amenaza de una guerra nuclear, que puede ser causada por una fragmentación aguda y global entre el imperialismo OTAN/OCCIDENTE dirigido por los EE. UU. y el imperialismo ruso!

• La lucha por la consolidación del movimiento fascista en EE.UU. y los efectos del “trumpismo” continúan palpitando en todo el mundo. Los regímenes fascistas representados por Jair Bolsonaro en Brasil, Rodrigo Duterte en Filipinas, Narendra Modi en India, Viktor Orbán en Hungría y Tayyip Erdoğan en Turquía están cayendo sobre la humanidad como una pesadilla. Este cuadro reaccionario no solo exacerba las contradicciones entre las clases dominantes, sino que también arrastra las condiciones internacionales al punto de la desintegración y empuja a la sociedad en su conjunto hacia la derecha.

• 71 millones de personas que huyen no solo de la Ucrania ocupada, sino también de fundamentalistas fascistas como los talibanes, guerras injustas, hambre, pobreza y la gran crisis climática están siendo desplazadas y sometidas a la migración. Y esta cifra podría alcanzar los 160 millones en tan solo unos años.

• Las mujeres en todo el mundo están sometidas a la opresión y explotación, son asesinadas en medio de la calle, constantemente abusadas sexualmente y violadas, especialmente en los países del tercer mundo, sometidas a la explotación sexual “industrializada” del imperialismo global. Las personas LGBTIQ+ son expulsadas de la sociedad por el sistema patriarcal, mostradas como demonios, acusadas, atacadas y asesinadas. Con el avance y dominio de las corrientes fundamentalistas religiosas y fascistas en la sociedad, avanza de manera despiadada la opresión y explotación de las mujeres y las personas LGBTIQ+, incluidas las formas “medievales” de esta explotación y opresión.

• Y nuestro mundo se enfrenta a una enorme destrucción ambiental. El cambio climático y el calentamiento global son solo la cara visible de las atrocidades ecológicas. Y si las cosas siguen así, estaremos acercándonos rápidamente al umbral de la existencia misma de la humanidad y de muchas especies que forman parte de la naturaleza.

El capitalismo-imperialismo es la fuente principal de todos los problemas que vivimos alrededor del mundo, cada uno de los cuales tiene diferencias en su especificidad, y todos estos sufrimientos que asfixian a las personas, destruyen vidas y aplastan el espíritu. Este sistema es una fuente de horror sin fin para la abrumadora mayoría de los pueblos de este país y de todo el mundo, y amenaza cada vez más a la humanidad. Seamos claros; ¡No hay futuro ni futuro digno de vivir bajo este sistema para las masas oprimidas del pueblo y para la salvación de la humanidad en todo el mundo! ¡Este sistema debe ser eliminado por una verdadera revolución!

Lo que ha sido la pesadilla del régimen AKP/MHP[1]

La geografía en la que vivimos no es independiente de los horrores que la humanidad ha experimentado en todo el mundo. Por un lado, Turquía está integrada en el sistema mundial capitalista-imperialista, por otro lado, está expuesta a la forma más agresiva y asesina de prácticas inhumanas bajo un régimen fascista islamista/turco.

Bajo este régimen, la nación kurda y otras minorías siguen siendo vistas como “peligros potenciales”. Su lengua materna está prohibida, las personas son asesinadas en plena calle porque hablan kurdo. El régimen quiere crear un “kurdo razonable” basándose en la retórica chovinista tradicional de “No hay problema kurdo, hay un problema de terror”. Convierte a todos los kurdos que están más allá de lo “razonable” en un enemigo. Se lleva a cabo una masacre política contra el HDP, que tiene casi 6 millones de votos, y se nombran regentes a casi todos sus municipios como gobernadores coloniales. Con los casos de cierre se busca impedir el derecho del HDP[2] a hacer política, y se sigue el método de llevarlo hasta cierto límite. Aunque no sea la única razón de todos estos ataques, la razón principal es la usurpación del derecho a la autodeterminación de la nación kurda y sus atrocidades.

Bajo este régimen, las mujeres son vistas como objetos sin valor por la ideología fundamentalista religiosa, que es una de las formas más reaccionarias del patriarcado, son expulsadas de la sociedad, atadas a la cadena de la “maternidad” y solo se les pide que sean “buenas esposas”. Se les quitan los derechos más básicos, se anula el Convenio de Estambul[3], se quieren cerrar las asociaciones contra el feminicidio por considerarlas “inmorales”.

Bajo este régimenlas personas LGBTIQ+ son vistas como “pervertidas” y “herejes”. Al crear un clima de miedo en la sociedad, las personas LGBTIQ+ son sistemáticamente aterrorizadas y atacadas. Turquía se ha convertido en el país con el mayor número de asesinatos de personas trans en Europa, y esta terrible situación está ganando aún más fuerza y ​​velocidad con la polarización de la sociedad sobre la base de la ideología religiosa fundamentalista.

Bajo este régimen, toda la naturaleza es vista como objeto de lucro, y los efectos de la destrucción ecológica se dejan para un “futuro” incierto. Para obtener “más ganancias” dentro de las cadenas de suministro del imperialismo globalizador, se viven las brutales consecuencias de la feroz competencia con otros países. En esta dirección, se permiten cientos de minas, se utilizan más combustibles fósiles, se abren cientos de represas y plantas hidroeléctricas, se secan ríos y quebradas, se acelera el uso del concreto a un ritmo creciente a nombre del “desarrollo económico”. Este régimen no tiene en cuenta la naturaleza al calcular las “pérdidas y ganancias”.

Bajo este régimen, la gente no vale nada. Por ejemplo, el régimen no dudó en utilizar a los inmigrantes cuando se trataba de negociar con la UE o cuando se consideraba un indicador político de “hermandad musulmana”. Por otro lado, se siguió estimulando el rabioso chovinismo turco, que es uno de los elementos ideológicos fundacionales de este país, y los ataques a los inmigrantes fueron ignorados o justificados. En la actualidad, la idea de “hacer lo mejor” cobra protagonismo en los discursos antiinmigrantes y toda la sociedad se polariza sobre bases chovinistas con énfasis en la “opción de repatriación” de los inmigrantes. Además, está completamente amenazado el derecho de las personas a migrar, que es uno de los derechos humanos más básicos.

Bajo este régimen, las masas no solo se han empobrecido por una crisis económica profunda y generalizada, sino que han caído por debajo del umbral de la pobreza. La combinación de intimidación y compadrazgo del clientelismo y los grupos pro-capitalistas, que es una característica básica de todas las economías capitalistas, se ha experimentado de manera temeraria bajo el régimen del AKP. Mientras que el capital islamista, y especialmente la Banda de los Cinco[4], ha sumado riqueza a la riqueza al tener el poder estatal y el fuerte apoyo de los bancos públicos durante los últimos 20 años, el poder adquisitivo de las masas ha caído hasta el borde del precipicio, especialmente en los últimos 8 años. El aumento del desempleo extremo y del empobrecimiento de la población en general impone a millones de personas el ser “mano de obra barata” y la obligación de trabajar en condiciones precarias o en el ámbito de las actividades económicas informales.

¡La Alianza Nacional es parte del problema, no la solución!

La Alianza Nacional[5], que ahora se presenta como una “alternativa”, pero que no es más que una ilusión, no puede representar definitivamente los intereses de las masas populares oprimidas. Reiteremos una verdad fundamental: La República de Turquía, ya sea durante el régimen kemalista o el régimen islamista, o cuando era relativamente democrática, se convirtió en el Estado de las clases dominantes, ¡no del pueblo! ¡Y así es como realmente funciona!

La fuerte presión y las condiciones de explotación del régimen fascista islamista/turco sobre las masas populares hicieron que la mayoría del pueblo reaccionara contra este régimen. La Alianza Nacional quiere disolver esta furia de las masas populares integrándola a su propio arsenal. Esta alianza, encabezada por el CHP[6], ve venir un nuevo régimen. Como una alternativa de sociedad presenta un kemalismo “híbrido” o al menos un régimen kemalista que acepte un “conservadurismo moderado”. El kemalismo “híbrido”, apoyado por “conservadores moderados” y fuerzas fascistas turco-chovinistas contrarias al régimen representado por el AKP, sirve y fortalece las relaciones dominantes de explotación y opresión, a pesar de todas las diferencias entre ellos. Estos regímenes, si bien están en desacuerdo entre sí por los intereses a nivel mundial de sus propias clases capitalistas, actúan en interés del sistema capitalista-imperialista, no del pueblo del mundo y la humanidad en su conjunto. ¡Bajo este sistema, no hay futuro o futuro que valga la pena vivir para las masas populares y, en última instancia, para salvar a la humanidad en su conjunto!

¡Necesitamos una verdadera revolución! ¡Nada menos!

Todo el que se sienta incómodo [molesto] con el estado actual del mundo, que sepa que la reivindicación de “libertad y justicia para todos” es una gran mentira bajo este sistema, y ​​​​quiera deshacerse de las crueles y devastadoras consecuencias de verse obligado a “elegir” entre las clases dominantes cada vez, todo el que sea consciente de la opresión y la explotación, la pobreza y las crisis y se atreva a luchar por un mundo en el que las personas no sean satanizadas por provenir de otra nación, en el que no se impongan roles de género ni se desprecien las identidades sexuales, en el que no se saquee la naturaleza y no se trate antropocéntricamente a las especies que en ella habitan… en definitiva, por hacer realidad un mundo por el que valga la pena luchar… debe ser parte de una revolución real [concreta].

Esta revolución no es solo una “buena idea”, ¡es realmente posible! Las graves consecuencias de la pesadilla de 20 años del AKP y su régimen reaccionario también crean la posibilidad y el potencial para que hagamos una revolución real.

Es posible hacer una revolución, acabar con este sistema e implementar algo mucho mejor. Para esto, cada vez más personas necesitan aprender sobre el nuevo comunismo, del cual Bob Avakian es el arquitecto y líder, y, como nosotros, convertirse en seguidores de Bob Avakian y su dirección revolucionaria. ¡Esta es la única forma en que la humanidad puede salir de su situación!

Como dijo Bob Avakian: “tenemos dos opciones: vivir con todo esto y condenar a las generaciones del futuro a lo mismo o a cosas peores si es que de plano tengan futuro, o ¡HACER LA REVOLUCIÓN!”

  1.  El MHP (Partido de Acción Nacionalista), es una formación de ultraderecha, fascista. El gobernante AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo) es un partido de derecha con facciones de ultraderecha (se define socialconservador de tendencia islamodemócrata).

  2. El HDP (Partido Democrático de los Pueblos) es un partido pro-kurdo fundado como expresión del Congreso Democrático de los Pueblos (HDK) para hacer frente a la mayoría islamo-conservadora que ha gobernado recientemente. En su programa defiende la igualdad de derechos para las mujeres, los derechos de las minorías, la protección del medioambiente y los derechos de la comunidad LGBT. Se dicen “anticapitalistas”.

  3. Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica. Está en vigor desde 2014. Lo han firmado 46 países europeos y ratificado 34.

  4. Cinco empresarios que se han enriquecido con las licitaciones estatales y las prebendas que tienen: Mehmet Cengiz de Cengiz Holding, Cemal Kalyoncu de Kalyon Construction, Naci Koloğlu de Kolin Construction, Nihat Özdemir de Limak Holding y Mehmet Nazif Günal de MNG Holding.

  5. La Alianza Nacional (AN) se creó para las elecciones de 2018 por cuatro partidos de oposición: el Partido Republicano del Pueblo (CHP), el Partido Bueno (İYİ), el Partido de la Felicidad (SP) y el Partido Demócrata (DP). La AN reúne a grupos que hicieron campaña por un voto “no” contra la transición a un sistema presidencial y que se oponen al gobierno de Erdogan, y rivaliza con la Alianza Popular progubernamental.

  6. El CHP es un partido político laico de “centroizquierda” y kemalista fundado por Mustafa Kemal Atatürk en 1923. Es la principal oposición en la actualidad en la Asamblea Nacional. Se autodescribe como socialdemócrata.